MATERIAL CONSULTA POPULAR, MÉXICO POR LA VIDA

 

“CUANDO NOS METEMOS A LA BATALLA”

Nehemías 4

Por: Hno. Julio Cesar Meléndez Olguín

Superintendente de IDMECAR

7 de Julio del 2017 en “Iniciativa por la vida”

 INTRODUCCIÓN:

Agradezco mucho a los organizadores,  la oportunidad que me dan para ser parte de una reunión por demás estratégica, en medio de oficiales de mando, generales y capitanes del ejercito del Señor, como lo son cada uno de ustedes. Juntos estamos previniendo un gran dispositivo militar para movilizar las tropas con gran urgencia a terrenos mortales, donde no podemos hacer otra cosa que luchar con responsabilidad por nuestros hermanos, por nuestros hijos y por nuestras hijas, por nuestras mujeres y por nuestros hogares” (Nehemías 4:14)

Testimonios: De mi hija Victoria. Mi experiencia en Guadalajara.

Realidades que no podemos negar

Algunos de nosotros tenemos muchos años en el camino del Señor, otros más tenemos menos tiempo, pero todos hemos visto tanto cosas muy buenas, muy memorables y muy dignas, como también lo que uno nunca quisiera ver, como dijo el apóstol Pablo, el que crea estar firme, cuídese mucho para que no caiga.  Hemos visto  a consiervos caer o tropezar,  a otros quedar paralizados, lastimados,  aún, de los más queridos, quienes han trabajado a nuestro lado, nuestros brazos y piernas de acción, nuestros finos colaboradores… estas tristes realidades nos recuerdan mantener la perspectiva bíblica, para reconocer  que mucho de lo que vemos en el camino del Señor, es más que un proceso natural de la vida, una carrera, u otro tipo de competencia, realmente es una guerra, y una guerra bastante encarnizada mientras buscamos establecer el Reino de Dios.

Lo que la Biblia nos instruye

La Biblia en si es un recuento de muchas guerras, sobre todo engloba la guerra cósmica entre el bien el mal, ofreciéndonos muchas indicaciones sobre el tema, además de libros enteros como Josué, Hechos, Efesios, etc. a  manera de manuales de guerra. Apocalipsis nos anuncia y garantiza la victoria final, pero san Pablo  nos amonesta amplia y claramente a pelear la buena batalla; a perseverar hasta el fin porque esto no es amor de un rato, y sobre todo a sufrir como buenos soldados de Jesucristo; además nos insta a utilizar todo el  arsenal de las armas de Dios para resistir en los  días más oscuros (malos), y a recordar  que las armas de nuestra milicia no son carnales, pero son lo suficientemente potentes para destruir las fortalezas de maldad  de nuestro enemigo. Mayormente Pablo nos recuerda que no ignoramos las maquinaciones del adversario…

La ignorancia en todos sus sentidos es madre de muchos males, pero la ignorancia espiritual no solo nos deja lejos de Dios y sus promesas, sino que quedamos desprotegidos a merced del enemigo, venimos a ser presa fácil del diablo quien no solo hurta y mata (la libertad, la paz, el amor, la felicidad, la dignidad), sino que además su propósito final es destruir todo el plan de Dios para una vida, de ser posible antes de que vea la primera luz del día. (San Juan 10:10). Desde el Antiguo Testamento se nos indica lo peligroso de la ignorancia y la necesidad de ser entendidos:

Isaías 1:3 y 5:13 dicen: El buey conoce a su dueño,  y el asno el pesebre de su señor;  Israel no entiende,  mi pueblo no tiene conocimiento”. “Por tanto,  mi pueblo fue llevado cautivo,  porque no tuvo conocimiento;  y su gloria pereció de hambre,  y su multitud se secó de sed”.

Mi pueblo fue destruido,  porque le faltó conocimiento.  Por cuanto desechaste el conocimiento,  yo te echaré del sacerdocio;  y porque olvidaste la ley de tu Dios,  también yo me olvidaré de tus hijos.”  (Oseas 4:6)

 “Pero en ti confiarán los que conocen tu nombre(Salmo 9:10)

“Mas el pueblo que conoce a su Dios se esforzará y actuará” (Daniel 11:32)

La Batalla en nuestro país

En México, estamos viviendo tiempos difíciles, con los últimos sucesos de violencia nos hemos convertido en uno de los países con mayor inseguridad en todo el mundo. El miedo, el terror, la desesperanza, y la impotencia colectiva han dado lugar a intereses mezquinos de hombres corruptos que han detonado incluso ideas de pena de muerte y actos de justicia popular. Los cimientos de nuestra sociedad están siendo conmovidos y Dios está listo para llevarnos más allá de nuestras idolatrías religiosas mexicanas y buscar a Dios, la fuente de vida abundante y paz para el alma, para temer a Dios y no a los hombres.

La misión en esta guerra espiritual para establecer el Reino de Dios, es representar el interés  de Dios de salvación por amor a todos los seres humanos, es una misión de rescate forzoso, de asalto, para un ejército de liberación  y de establecimiento del reino de Dios, tanto en cada corazón, como en la sociedad, pueblos y  ciudades, su educación,  culturas y gobiernos.  Dicho entendimiento, nos pone a todos en nueva perspectiva dentro del rol social que desempeñamos como estudiantes, negociantes, profesionistas, etc., pero sobre todo, a nosotros como ministros del Señor.

Consideremos una historia que nos aporta principios para la Batalla

Vayamos a la historia de Nehemías capitulo 4. El recuento de unos muros de protección derribados y las puertas de entrada de la ciudad de los hijos de Dios, reducidas a cenizas por más de un siglo y como un líder espiritual y decidido logró hacer en 52 días lo que millares no habían hecho en casi tres generaciones (120 años) “claro que si se puede”. Esta narración es apasionante, espiritual y descriptiva de los procesos administrativos  y de liderazgo  propios para la culminación del  proyecto de construcción (reedificación y rescate), pero más allá de los principios de liderazgo que se esclarecen,  llama poderosamente la atención, como el escrito bíblico revela algunas verdades espirituales sobre la guerra, útiles y vigentes para nuestras batallas del presente, especialmente la que hoy nos reúne. En este capítulo cuatro de Nehemías se detalla que:

I.- Integremos al Equipo:

            1.- los edificadores

            2.- los acarreadores

            3.- los cargadores

            4.- los atalayas y

            5.- los líderes a cargo del proyecto

Tratemos juntos  de asignarle un rol  y carácter contemporáneo a cada parte del equipo, puede que resulte algo como esto:

            1.- los edificadores- entre los que van-como misioneros plantadores-o los que abren nuevos caminos y rutas de avance (incluso campos antes no tocados como los medios, las artes, la educación, la política). Para Iniciativa por la Vida serán los que obtengan las firmas, quienes informen, animen, convenzan y redarguyan a otros a participar.

            2.- los acarreadores-entre los que van- como movilizadores y voluntarios que brindan apoyo extra al avance. Para IxV  quienes organicen los espacios, tengan listos los promocionales, preparen los materiales que serán llenados, organicen los resultados y los hagan llegar a su destino.  Además de quienes acondicionen el lugar, preparen y entreguen los refrigerios o alimentos en su caso.

            3.- los cargadores- entre los que dan- como socios financiadores o fondeadores,  quienes costean o pagan todo lo que se necesita. Para IxV serán los que cubran los costos pequeños, medianos y grandes que se generen con motivo de la Iniciativa. Pueden ser costos de reuniones tácticas en restaurantes para líderes u oficiales que dirigen el dispositivo, o bien, reuniones operativas para la obtención de las firmas; los costos de imagen desde espectaculares, tiempos en los medios, hasta impresos previstos, gorras, camisetas, lapiceros y otros souvenires.

            4.- los atalayas- entre los que oran- como el respaldo espiritual, quienes vigilan, mantienen el control y protección de la inversión. Para IxV, éstos serán los que oran de manera informada, organizada y estratégica.

            5.- los líderes a cargo-entre los que idean y dirigen-como obispos supervisores-generales. Para IxV, éstos somos nosotros, quienes representamos la autoridad en pleno ejercicio. Estamos para definir blancos cualitativos y cuantitativos, detonar arranques, generar espacios, inspirar y orientar a la grey hacia la participación, inclinar balanzas, enfrentar la oposición con mansedumbre y hacer que ocurra.

Cada parte del equipo es necesaria y aporta equilibrio en al propósito. La integración de todos es básica para la definición de los resultados.  Algo semejante lo hemos visto en películas de guerra en televisión, pero más interesante aún es que todo ello es parte de la realidad de la película que juntos estamos escribiendo hoy.

II.- Dimensionemos la batalla espiritual y el arsenal de ofensiva a nuestra disposición.

El mismo capítulo y toda la historia constituyen una narración que intencionalmente describe la realidad bélica que se bate en una aparente simple historia de reconstrucción de unos muros. Para algunos pudiera significar una exageración o añadidura para la idea central, pero innegablemente, el escrito habla de armas, y no simplemente de armas defensivas, pero el uso de armas ofensivas propias de aquellos tiempos:

            1.- El arco—conocer—hoy la fuerza área

            2.- La lanza—ser---hoy la marina y artillería pesada-tanques…

            3.- La espada—hacer—la infantería- los de a pie, los que plantan la bandera.

Cada arma es de suma importancia en la batalla y  por ende requiere de personas bien entrenadas y capacitadas en el uso específico de cada una de ellas. Hoy en día, con los avances tecnológicos las armas son diferentes pero los principios y propósitos se mantienen, tanto como la necesidad de personal apropiado para el cumplimiento de propósito y resultado de cada una de ellas y su posible aplicación espiritual  para nuestro contexto misional en pro de  establecer el Reino, ahora con IxV.

            1.- el arco- arma de largo alcance- personal diestro en la oración (equipo aéreo)

            2.- la lanza- arma de mediano alcance- personal diestro en crear y fondear los         proyectos  (equipo de desarme-artillería terrestre y marítima) una influencia de  peso.

            3.- la espada- arma de corto alcance- personal diestro en el evangelismo y discipulado (equipo de infantería) “cuan hermosos son lo pies (botas) de los que van anunciando y estableciendo la derrota del enemigo y por ello la bandera de la paz producto de la victoria”

Verdaderamente hay mucho que aprender de cada posición, armas, uso y propósito espiritual. En esta misión, donde se trata de conquistar corazones y naciones, sabemos que “no es con espada (mente) ni con ejército (fuerza) sino con el poder de su Santo Espíritu” pero también la guerra “se hace con estrategia” y así como se requiere el ataque aéreo… también, nunca se establece la victoria total hasta que el personal de infantería pisa la tierra de conquista y encara al enemigo en el nivel de batalla cuerpo a cuerpo.

III.- Perseveremos, a pesar de los enemigos intimidantes.

“Y en nada intimidados por los que se oponen, que para ellos ciertamente es indicio de perdición, mas para ustedes de salvación; y esto de Dios” (Filipenses 1:28)

La historia nos aclara que cuando emprendemos algo para Dios, siempre enfrentaremos una serie de enemigos de la obra que asechan constantemente de adentro y de afuera:

            1.- Desanimadores voluntarios quienes viven en temor (luchas a nivel conciencia)

            2.- Murmuradores Isaías 29:24 “Los extraviados de espíritu y los murmuradores aprenderán, unos inteligencia y otros doctrina”

Hay quienes parece que reciben sueldo para abrir su boca y buscar desanimar los planes de Dios. Nada tiene que ver con el consejo sabio y prudente que en ocasiones nos previene para no hacer cosas fuera de tiempo o lugar. En esta historia, no solo los extranjeros aledaños a Jerusalén, samaritanos, amonitas, árabes, los de Asdod, sino que aún de los judíos que habían quedado en Jerusalén durante el tiempo de la deportación a Babilonia, decían “No van a poder” “Los van a tacar por todos lados”… Pero Dios está listo para dar su pago a quien influenciado o fascinado por el diablo, dice cosas en contra del plan de Dios.

CONLUSIÓN

Como lo es hasta el día de hoy, esta era una gran tarea que solo se logra con un buen equipo que haga el trabajo y un líder que los guie. En IxV nos levantamos para construir la protección para los indefensos, los concebidos que aún no han visto la luz del día y nosotros mismos nos concertamos como un muro humano dispuesto a resistir pacíficamente el abuso.

Todos tienen un lugar en la tarea, cada posición es honrosa y de mucho valor, se requiere la integración de todas en propósitos compartidos. unidos maximizamos y diversificamos el recurso y minimizamos el esfuerzo, además que brindan protección al grupo y elevan el rendimiento.

Llegó el tiempo para que como iglesia nos metamos en la batalla para ganar, dejemos la línea defensiva que por mucho tiempo hemos tomado y vallamos a la ofensiva. Que además de usar el casco, el escudo y la coraza, empecemos a preparar gente diestra en el uso del arco, la lanza y la espada.

Aprendizajes y Temas Claves Relacionados del capítulo:

1.- Estamos en medio de una guerra de naturaleza espiritual. Efésios 6:12 y lo entendemos porque somos espirituales (1 Corintios 2:14 y 15)

2.- Necesitamos ser entendidos de los tiempos y sobrios para velar. I Crónicas y  1Pedro 5:8

3.- Nuestra batalla consiste en la lucha por recuperar el derecho al respeto de la vida desde la concepción,  la dignidad de todos ser humano y por ende el cuidado y protección de los verdaderamente indefensos como son las criaturas antes de nacer (los nonatos), y los desprotegidos victimas de la violencia mayormente niños y mujeres. Los despojados por la corrupción y la violencia como son los huérfanos y los pobres, entre otros. Esta lucha constituye  por tanto una búsqueda y demanda por la justicia alimentada por principios de libertad y   fundamentada en la verdad contenida en la Ley de Dios, la Biblia. (Romanos 1:16-18)

4.- Nehemías 4:1-3 y 8. Lo que nace en Dios y se hace para Dios, siempre es atacado por el diablo. La obra de Dios siempre tendrá enemigos. Buscarán descreditar, desanimar, impedir, intimidar y destruir la obra de Dios. V.6 Mientras generemos y protegemos el ánimo del pueblo, la obra aunque sea grande o parezca imposible, continuará.

5.- V.4 y 9 Nuestra primera respuesta a la agresión, es oración. Una oración agresiva de intercesión y guerra espiritual, eficaz, constante, de día y de noche. Mientras tapamos los huecos por donde puede entrar lo malo V.7

6.- V. 12 Debemos enfrentar a los enemigos  internos, los de nuestro propio pueblo. Los desanimadores voluntarios, los indispuestos, los faltos de fe…

7.- V. 10 Debemos administrar las fuerzas de la tropa ante el cansancio y desgaste natural.

8.- V.13 Debemos conocer muy bien el terreno de la batalla, sus partes bajas, altas, descubiertas para colocar al personal adecuado. Por unidades homogéneas de familias, tribus, congregaciones, concilios o denominaciones trabajan mejor. Desplegando el armamento a la ofensiva en la guardia y en la vanguardia.

9.- V. 14 Reconocer a los nobles y oficiales, así como al pueblo  o tropa que conforman el ejercito. Concertar reuniones con unos, con los otros y con todos a la vez. Aclarar a todos el motivo y la Razón, que es Dios y la causa, que es la obra de Dios por la vida.

10.- V. 15 En el Muro que edificamos hay una tarea y puesto intransferible y particular para cada familia y para cada individuo en concertación… Si alguien no hace su parte, lastima y desanima al resto.

11.- V.16-18 No debemos perder de vista las dos dimensiones de la tarea: Una es la realidad física, arquitectónica, de ingeniería, materiales y costos y la otra, la espiritual, de guerra, organización y el uso de las armas de nuestra milicia. El respaldo y cobertura de los jefes detrás de todo es fundamental. La tarea particular de cada persona con base en su llamado, dones y talentos es esencial.

12.-  V. 18 El personal con la trompeta o de comunicación, capaz de enviar las señales adecuadas para cada momento de la batalla, debe estar cerca del líder principal.

13.- V. 19-20 La obra está bien calculada y dimensionada en todo sentido, se genera un espíritu de sinergia y cobertura mutua a manera de falange griega. La vanguardia y la retaguardia pueden volverse dos cabezas o dos colas y juntas pueden responder en defensa de la parte central.

14.- V.22-23 El sentido de URGENCIA y de INMINENCIA está más que claro para todos.  

15.- Mantengamos la perspectiva del Reino, Dios está por encima de todo y ha nosotros nos ha sido dada autoridad ( Filipenses 2: 9-11 y Lucas 19:10) Aunque nuestros gobernantes y nuestras leyes concedan legalidad a la maldad (Lucas 1:38, Santiago 4:7; Efesios 5:11)

4.- Para esta hora nos convoca el Señor, todo lo podemos en Cristo que nos fortalece (Filipenses 4:13)