La Iglesia de Dios en México está convocando a ministros y miembros, para que juntos como un solo hombre,  a partir del 1 al 21 de junio,  nos presentemos delante de Dios  en ayuno y oración a fin de que la buena, agradable y perfecta voluntad de Dios sea hecha en la familia, la iglesia y en toda la nación, hasta que toda rodilla se doble y toda lengua confiese que  Jesucristo  es el Señor de México.


“...La oración del justo es poderosa y eficaz. Elías era un hombre con debilidades como las nuestras. Con fervor oró que no lloviera, y no llovió sobre la tierra durante tres años y medio.  Volvió a orar, y el cielo dio su lluvia y la tierra produjo sus frutos”
Sgo 5:16-18


Creemos que por medio de la oración y del cumplimiento responsable de la Gran Comisión podemos como iglesia redimir, transformar y ejercer influencia a fin de que los valores del Reino se reflejen en la política, medios, artes/entretenimiento, educación, familia, religión y en los negocios.

Descargar guía